lunes, 25 de octubre de 2010

NO II o Probabilidades

Creo en la combustión espontánea. 
Y debo decir que no la siento extraña y quizá no me extrañaría que me sucedería ahora mismo. Ya sabéis, arder si motivo y que alguien me encuentre al cabo de no sé cuantos días carbonizado en la misma posición en la que me encuentro ahora y sin ningún rastro de extinto fuego más haya de lo que quedara entonces de mi cuerpo. 
Y en esa incertidumbre surge el día: espero, creo que ansioso, lo que tal vez pueda pasar. Y claro, entre el SÍ y el NO, uno, que es medianamente educado, escoge siempre el SÍ. Claro.
Pero sé, en el fondo de mis entrañas, como decía la copla, que el NO es la realidad y el SÍ es lo onírico, lo bello, lo infinitamente maravilloso y por probabilidad, lo que nunca va a suceder. 

1 comentario:

ana belen dijo...

A falta de un Dios, yo también creo en la combustión espontánea...